J. Christian Arriagada

Hubo un tiempo en que los tejados de ese pequeño pueblo fueron el gran escenario de aquellas melodiosas arias nocturnas. El acompañamiento orquestal estaba a cargo del viento que pasaba silbando rumbo al norte arrastrando hojas y levantando el polvo de las calles vacías, del follaje de los árboles, y del riachuelo que bajaba de los cerros y mantenía cadenciosamente su ritmo.Siempre que comenzaba el concierto, sobre los tejados aparecía

Leer más

contenidos para la creación musical

El Taller de Arri, el espacio en las redes para músicos y creadores

>